Etiquetas

miércoles, 27 de marzo de 2019

El silencio es miedo Nº17

Voy un poco tarde con la edición digital porque la revista en papel ya está repartida, pero siempre es bueno que todos podamos acceder al contenido desde aquí, así que, aunque tarde (como siempre) aquí os lo dejo. Nos vemos el mes que viene con el número 18 y una pequeña sorpresa en la Biblioteca Pública de Palencia. Para ver la revista, haced click sobre la imagen.


martes, 27 de noviembre de 2018

Receta alternativa


Hoy vamos a cocinar un pijo, para ello necesitaremos:
  • -          10 mililitros de perfume caro
  • -          2 cucharadas de gomina
  • -          100 gramos de billetes de 50 euros
  • -          800 gramos de traje de marca
  • -          70 kilogramos de persona, de la barata, lo importante en este plato es la guarnición

Para elaborar el plato cogemos los 70 kilogramos de persona en crudo y lo recubrimos con traje de marca hasta que quede bien tapadito. Aplicamos el perfume caro al gusto, y añadimos las cucharadas de gomina sobre la cabeza, removiendo para que no se pegue. De cara a la presentación en la mesa, hacemos un fajo con los billetes de 50 euros y los situamos de forma que asomen levemente por alguno de los bolsillos. Es importante prestar especial atención al grado de cocción, cuando van muy cocidos empiezan a invocar a Franco.

PD: Si se trata de una cena importante y quiere impresionar a los comensales, pruebe a espolvorear unos gramitos de cocaína.


miércoles, 21 de noviembre de 2018

Página de luz

Es la primera vez que escribo a máquina. Me he visto obligado porque no sé dónde demonios he dejado la pluma: anoche estaba sobre la mesita del comedor, junto a la lámpara; pero anoche era marzo del noventa y seis, y hoy nieva y el teléfono habla solo. Me gusta el tacto de la piel sobre unas letras fijadas en el espacio y el tiempo, estas letras de plástico que reproducen mis pensamientos en un momento determinado, pero no son comparables a la magia de la pluma y los misterios de su ubicación. Tal vez, sedienta de tinta, se arrastre por la casa buscando un pozo de palabras olvidadas; quizás fuera la pieza que le faltaba a un pájaro errante, y ahora vuelan juntos; seguramente, estará encerrada en un cajón en el que el tiempo se detuvo, mientras todo a su alrededor cambia.

Mi nieto acaba de dejarme frente a la máquina con esta página de luz escita a medias. Dice que lo escribí ayer, y yo le creo aunque no sea mi letra. Entre mis falanges desgastadas y estas teclas mecánicas, ahora escribir se parece a tocar las castañuelas. Recuerdo los bailes en el pueblo como si hubieran sido esta mañana, y el desayuno de esta mañana es un sueño que ha escapado tras el vértigo del despertar repentino. La boca me sabe a café, y el cerebro a frustración.

Mi nieto acaba de dejarme frente a la máquina con esta página de luz escrita a medias. Dice que lo escribí la semana pasada, pero no estoy seguro. El mundo es cada vez más hostil. Mi cabeza me traiciona. La vida es una bruma impenetrable, y encima he perdido mi pluma.

Mi nieto acaba de dejarme frente a la máquina con esta página de luz escrita a medias. Dice que lo escribí el mes pasado, pero no le creo. Estoy demasiado cansado para estas tonterías.