Etiquetas

martes, 4 de julio de 2017

El silencio es miedo Nº11

Aquí tenemos el número 11 de nuestra revista!!!! Mi más sincero agradecimiento a todos aquellos que lo hacéis posible con vuestra colaboración. Como novedades para este número, os puedo decir que por primera vez incluimos una entrevista (conseguida gracias a las sutiles Elena de la Fuente y Laura Sánchez, estas poetas siempre consiguen lo que quieren), e incorporamos una nueva sección "crea con nosotros" en la que espero que os animéis a participar con nuestros juegos de escritura creativa. Sin más, pinchad sobre la portada (cortesía de Inés Martínez) y toda vuestra, espero que os guste!!!


PD: Los errores del editorial NO son erratas :P



domingo, 18 de junio de 2017

Viento

Primero fue una urbanización a la derecha, llegaron los trajes y los coches, y uno de esos tipos de sonrisa perfecta y lengua voraz se había llevado a su mujer. Después, justo en frente, construyeron un enorme colegio en el que le cambiaron a sus hijos. Lo siguiente fueron unos grandes almacenes, situados a la izquierda, que acabaron por completo con la posibilidad de vender los productos de su huerta; y por último, como una broma macabra, justo a su espalda construyeron un gran museo rural, recordándole que su vida no era ya más que historia.

El viejo molinero contemplaba las aspas con tristeza, había llegado el hombre moderno, y le había robado hasta el viento.

sábado, 27 de mayo de 2017

Pinocho II

Os dejo otro ejercicio de escritura creativa, este además va genial para hacerlo con todas las edades, desde talleres de adultos hasta cuentacuentos infantiles.

El ejercicio consiste en escoger un cuento, y continuar la historia después del final; ya está bien de que la cosa termine siempre con perdices :)


Pinocho 2

Todo el mundo sabe que al final de la historia me convertí en un niño de verdad; lo que muchos desconocen, es que cuando me hice mayor me dediqué a la política, y entonces cada vez que mentía, me crecía la cartera. Allí conocí a Pepé pitufo, que es como Papá pitufo, pero de un azul más rancio… y un poquito ladrón. Juntos nos divertíamos saqueando a los enanitos, al reino de Oz, e incluso a las ratas de Hamelín…; hasta que apareció Caperucita la roja, y nos jodió el cuento.